Reducción Mamaria

Hay pacientes en quienes su busto les causa problemas por ser demasiado grande, puede causar dolor de espalda, puede impedirles ponerse la ropa deseada, o simplemente no ser congruente con su tipo de cuerpo. Es un problema muy común en la adolescencia cuando las mamas tienen su periodo de mayor crecimiento, pero el deseo de reducir el tamaño del busto se puede dar en cualquier parte de la vida de la mujer.

 Unas mamas grandes no son siempre lo más deseable.

Unas mamas grandes no son siempre lo más deseable.

Para reducir el busto el cirujano debe ser muy cuidadoso, puesto que hay que quitar el tejido excedente, pero lograr darle una forma bella a la mama final. Esto se logra de diversas maneras, pero en general consiste en dos partes, la reducción y remodelación de la glándula mamaria, y la creación de una nueva cobertura de piel, se deben tratar estos dos componentes de forma armónica para poder obtener el resultado final más agradable. 

Las preguntas más comunes de esta cirugía es sobre la capacidad de lactar después de la cirugía, a lo que se puede asegurar que más del 70% de las pacientes podrán llevar una lactancia normal, pero no todas deciden hacerlo.

Es muy importante tener en cuenta que una cirugía de este tipo dejará cicatrices más evidentes que otro procedimiento más sencillo, pero si se lleva el cuidado posquirúrgico adecuado estas deben volverse mínimas después del tiempo adecuado.

Como siempre, si tienen alguna pregunta no duden en contactarnos directamente.